Extractos (VIII)

Le soir, il eût être mesquine pour songer qu’aucune des compétences pour lesquelles on m’avait engagée ne m’avait servi. Après tout, ce que j’avais voulu, c’était travailler dans une entreprise japonaise. J’y étais.

Stupeur et tremblements, Amélie Nothomb

Anuncios

Extractos (VII)

Es un trabajo difícil, creedme, siempre expuesto a que te acusen de chivato o de cosas peores. Mi norma es no hablar nunca con la autoridad: ni con policías, ni con profes. Considero que se las han apañado muy bien sin mí durante mucho tiempo, y que pueden continuar muchos años sin mi colaboración.

No pidas sardina fuera de temporada, Andreu Martín y Jaume Ribera

Extractos (VI)

Sacó el jersey de Mo de la bolsa y lo apretó contra su rostro. “La culpa la tiene el libro”, pensaba una y otra vez. “Ese libro es el único culpable”. ¿Por qué no se lo dio a Dedo Polvoriento? A veces, cuando uno no sabe qué hacerun buen enfado ayuda. Pero después, pese a todo, retornaron las lágrimas y Meggie se durmió con un sabor salado en los labios.

Corazón de Tinta, Cornelia Funke

Extractos (V)

La sequía había durado ya diez millones de años, y el reinado de los terribles saurios tiempo ha que había terminado. Aquí en el ecuador, en el continente que había de ser conocido un día como África, la batalla por la existencia había alcanzado un nuevo clímax de ferocidad, no avistándose aún al victorioso. En este terreno baldío y desecado, sólo podría medrar, o aun esperar sobrevivir, lo pequeño, lo raudo o lo feroz.

2001. Una odisea en el espacio, Arthur C. Clarke

Extractos (IV)

“A las siete, cuando ya refresca, Anthony y su amigo Maury están sentados a la mesa en la terraza del Ritz. Maury Noble se parece, sobre todo, a un gato grande, cenceño e imponente. Incesantes y prolongados destellos transforman sus ojos semicerrados. Lleva el pelo muy liso y pegado al cuero cabelludo, como si se lo hubiera lamido una hipotética -y, en el caso de existir, hercúlea- madre gata. Durante los años de Anthony en Harvard se le consideraba como la figura más singular de su promoción, el más brillante, el más original: elegante, tranquilo; en sumo, uno de los destinados a salvarse.

Éste es el hombre que Anthony considera como su mejor amigo. El único, entre sus conocidos, al que admira, y al que también envidia en mayor medida de lo que le gusta reconocerse a sí mismo”.

Hermosos y malditos, F. Scott Fitzgerald