Para todos los públicos

…sean o no para todos. Y no me refiero a negar la cultura a determinadas personas. Para nada. Sino a esos libros que leen los niños hoy en día que son adaptaciones de obras para lectores avezados. O dicho de otra forma, los libros que se reescriben para los niños. El ejemplo más claro de este tipo de ediciones en España es el Quijote, que parece que no falta en casi ninguna aula de Educación Primaria. Porque Cervantes es el escritor nacional por excelencia y porque su obra, inmortal, ha de estar en la mente de todos los españoles. Sigue leyendo

Cuando el mundo parece ser un poco mejor…

Hoy he conocido a una persona única. Se llama Pepe, Pepe Kiosko, y trabaja en el quiosco que hay cerca de una cafetería donde suelo desayunar. Este hombre posiblemente no sea conocido por muchos, menos aún si nos alejamos de su barrio, pero tiene la grandeza de ser único y de no tener miedo a serlo. Y escribe poesía.

No es un escritor con una larga trayectoria profesional ni una gran casa editorial respalda sus versos, pero lo que escribe y reparte entre los parroquianos del barrio son obras nacidas de su alma, y que expresan, en sus palabras, sentimientos de amor, de agradecimiento, de pasión y de respeto. Es un hombre más en un barrio de Madrid, pero su frescura, su espontaneidad y sus ganas de vivir y conocer gente le hacen merecedor de unas pocas palabras en este blog.

Y no olvido, claro está, el buen día que he tenido desde que le he conocido ni la sonrisa que ha sabido sacarnos a mí y a mis amigos mientras desayunábamos. Un placer conocerte, Pepe Kiosko.

Extractos (IV)

“A las siete, cuando ya refresca, Anthony y su amigo Maury están sentados a la mesa en la terraza del Ritz. Maury Noble se parece, sobre todo, a un gato grande, cenceño e imponente. Incesantes y prolongados destellos transforman sus ojos semicerrados. Lleva el pelo muy liso y pegado al cuero cabelludo, como si se lo hubiera lamido una hipotética -y, en el caso de existir, hercúlea- madre gata. Durante los años de Anthony en Harvard se le consideraba como la figura más singular de su promoción, el más brillante, el más original: elegante, tranquilo; en sumo, uno de los destinados a salvarse.

Éste es el hombre que Anthony considera como su mejor amigo. El único, entre sus conocidos, al que admira, y al que también envidia en mayor medida de lo que le gusta reconocerse a sí mismo”.

Hermosos y malditos, F. Scott Fitzgerald

La diferencia entre la obligación y el placer

Ahora que comienza el nuevo curso escolar,  pocos colegios tienen una lista de libros de lectura de la que los estudiantes puedan escoger libremente aquél que desean leer. Lo más común es encontrarse un día con que el profesor, en clase, comunica que todos los alumnos deben de leer un libro, el mismo libro, y la fecha  para la que quieren que se haya terminado la lectura. Un libro común para muchos estudiantes con gustos dispares y que, posiblemente, encuentra en la obligación la mejor excusa para detestar la lectura. Sigue leyendo