Érase una vez…

Ni princesas, ni príncipes. Ni hadas, brujas, elfos o magos. Los personajes de siempre se han quedado sin cuento. ¿Por qué? Porque son personajes tipo de una sociedad machista que inculca valores tipo-hombre y tipo-mujer que hoy en día hieren toda conciencia que luche por la igualdad de género. No son políticamente correctos y pueden hacerle creer a una niña que sólo sirve para vivir encerrada en su torre hasta que su príncipe azul la salve o a un niño que si no es el más apuesto, el más fuerte, el más valeroso nunca llegará a ser rey del reino encantado. Sigue leyendo

Anuncios