Lo que puede ser, pero no es

La ficción es la realidad en potencia, como decía uno de mis profesores en la Universidad. Es lo que puede llegar a ser real, lo que tiene sus referentes en nuestro mundo, pero no lo alcanza. Lo que puede ser, pero no es. La narrativa de ficción está repleta de mundos en potencia, de ahí su gran atractivo. La única condición que se les exige es que tengan verosimilitud; que por muy extraños y ajenos a nosotros que resulten esos mundos, siempre haya una coherencia que los convierta en algo casi real. Mantener ese acuerdo entre el escritor y el lector es lo que se conoce como “pacto de lectura”. Sigue leyendo

Anuncios

Extractos (III)

“People are naïve about such things”, Marco says, a phrase oft repeated by his instructor as both admonishment and warning. “And they would rather write them off as evil than attempt to understand them. An unfortunate truth, but a truth nonetheless”.

The night circus, Erin Morgenstern

Lo que nunca nos cuestionamos

Cedemos el sitio a las personas mayores en el transporte público, llevamos a los niños al colegio para que les enseñen y aprendan, denunciamos a quienes nos roban algo de nuestra propiedad… y es así porque así nos lo han inculcado. Seguimos a rajatabla los convencionalismos que nadie se cuestiona porque son… bueno, convenciones sociales que suponemos en su día fueron decididas para facilitar la convivencia entre todos. Porque somos muchos y tenemos que vivir todos juntos y en paz. Y si funcionan, ¿por qué cambiarlos? Pero los convencionalismos no siempre funcionan, incluso pueden estar equivocados. Y lo vemos día a día: desde la lucha por la igualdad entre la mujer y el hombre hasta el reconocimiento de los derechos a los homosexuales. Sigue leyendo

Extractos (II)

Mme. Michel, elle a l’élégance du hérisson: à l’extérieur, elle est bardée de piquants, une vraie forteresse, mais j’ai l’intuition qu’à l’intérieur, elle est aussi simplement raffinée que les hérissons, qui sont des petites bêtes faussement indolentes, farouchement solitaires et terriblement élégantes.

L’élégance du hérisson, Muriel Barbery